Blog

Niños que se portan bien

Publicado en:Nov 14, 2013. 0 comentarios

 

portarse bien

por Cux

 

¿Qué es en realidad que un niño se porte bien? Yo ya cambié mi pensamiento y seriamente creo que el portarse bien es un estado mucho menos idílico de lo que yo suponía antes de tener 3 hijos.

Mi primer hijo resultó ser bastante tranquilo. Lo atribuyo a ser primerizo. Con dos padres encima de él, sin tener mucha noción de nada y abocados casi en un 100% a sus cosas, nunca se nos escapó de las manos, nunca hubo un reto excesivo por nada, nunca se le llamó la atención más de una vez, lo que para mí parecía el sueño del pibe. Mientras miraba a otras madres queriendo huir de las porfías de sus hijos, nosotros lo pasábamos de lo más bien, siempre todo muy controladito. Y también asumía que nosotros estábamos haciendo bien la pega de padres.

Luego, cuando los mellizos -mis segundo/tercer hijos- crecieron, todo cambió y conocimos lo que ahora -estoy segura- es la realidad. La vida con niños está llena de desordenes, de peleas, de no dormir bien, de pensar y pensar qué cresta uno está haciendo mal, de gritos -y por supuesto también está llena de lo mejor de la vida, pero eso ya lo hemos hablado-.

Esto no significa que llevemos una vida tormentosa ni mucho menos que estemos infelices, pero quiero escribir de lo poco fácil que es criar bien, con conciencia. La cosa parte desde que ellos son muy chicos, si uno hace el trabajo duro desde el principio, cada día va siendo más fácil, cada día hubo algo aprendido y hay algo más solucionado.

Mis hijos de tres años han revolucionado lo que nosotros pensábamos estaba más o menos resuelto. Todo ha sido demasiado distinto y creo que la familia con 5 integrantes es mucho menos fácil de controlar que con dos -y muchísimo más fácil en algunas cosas también-. Mis hijos son hombres lo que hace que sean más bruscos, más activos y que todo funcione a mil por hora, aunque durante mucho tiempo no lo quise asumir, es una realidad.

Ya hace un tiempo entendí que portarse bien no solo significa que los niños obedezcan, se acuesten a la hora que uno quiere, ordenen. Significa también que ellos entiendan lo que uno quiere que entiendan, lo que significa aprender a vivir con otros. Mis hijos son capaces de desordenar la casa entera en 5 minutos y terminar de ordenarla en 6 horas, pero lo logran. Creo que entienden que son parte de este grupo que vive bajo el mismo techo y que si no remamos para el mismo lado, la cosa se descompensa. Hay veces que me han visto descontrolada y sé que se achacan y finalmente apañan. Y eso sí creo que es que un niño se porte bien.

Es largo y duro este trabajo, pero me gusta también que sea así, un aprender de ellos y nuestro. Que nosotros entendamos que un niño que no mueve un dedo no es lo ideal y que no es lo que yo quiero en mi familia tampoco. Vamos a seguir por este camino, con una vida muy poco tranquila y muy agotadora también, pero feliz, muy feliz.

Deja un comentario