Blog

Conoce los 10 alimentos que más perjudican a las embarazadas

Publicado: Jun 24, 2013. 0 comentarios

 

Un embarazo te cambia la vida, no sólo porque vas a traer a este mundo a una nueva vida, sino también porque hay determinadas acciones que no podrás hacer durante el estado de gestación. Cambiarán en ti el ejercicio que hagas, cómo te muevas, las cremas que te deberás aplicar y, también, la alimentación. En este post te resumimos los 10 alimentos que deberás evitar durante tu embarazo para no tener ningún problema en él.

1)    Embutidos: los embutidos pueden estar infectados con toxoplasma y, por ello, no se deberán consumir durante el embarazo. Según los últimos estudios, el jamón ibérico de bellota estaría exento de la toxoplasmosis.

2)    Carpaccio o sushi: está totalmente desaconsejado cualquier carne o pescado que se consuman crudos sin ningún tipo de cocción. Puedes sustituir estos alimentos por fiambre cocinado como, por ejemplo, el jamón de york o el pavo cocido.

3)    Atún: es cierto que el pescado azul es una fuente muy rica en aceites esenciales para el desarrollo del sistema nervicio del bebé, pero evita los pescados grandes como el atún, la caballa gigante o el pez espada, ya que pueden estar contaminados con mercurio.

4)    Boquerones en vinagre: durante 9 meses, no podrás probarlos, ya que el riesgo de contraer anisakis te puede producir un cuadro gastrointestinal severo o reacciones alérgicas que afecten indirectamente al feto.

5)    Alcohol: no deberás tomar ni una gota durante el embarazo, ya que atraviesa la placenta y se trata de una de las mayores causas de anomalías congénitas.

6)    Quesos blandos: si los consumes, elige los que vengan empaquetados y comprueba en la etiqueta que estén pasteurizados. Si consumes cualquier otro queso, corta y tira la corteza porque ahí se acumulan posibles agentes patógenos.

7)    Agua tónica, infusiones, café y té: debes tener cuidado en el embarazo con este tipo de bebidas, ya que la tónica tiene quinina y si la tomas mucho, puede ser nociva para el feto. Si quieres infusiones, elige la tila o la manzanilla, el resto puede ser perjudicial para tu embarazo. Y en cuanto al café y al té, toma descafeinados o un té sin teína.

8)    Postres caseros: al no estar pasteurizados, evita consumirlos, es mejor que tomes los que se venden en supermercados que sí están pasteurizados o utilizan huevina.

9)    Sacarina: aunque en pequeñas dosis no tiene efectos nocivos sobre el feto, si consumes una gran cantidad o tienes problemas de peso, sustituye la sacarina por la fructosa.

10)     Helados: si consumes helados con una base láctea, ten cuidado de que no se haya roto la cadena del frío, ya que si se ha interrumpido esta cadena, podrías sufrir gastroenteritis. Lo mejor es que en casa consumas helados con leche y fuera de casa, polos de hielo.

Sé prudente, porque, al final, son sólo 9 meses de no poder comer estos alimentos y estarás garantizando a tu pequeño, una vida sana y saludable J

 

 

Leer más »

Consejos para conseguir que los niños coman frutas y verduras

Publicado: Mar 21, 2013. 0 comentarios


•    Intentarlo varias veces

Existen multitud de sabores en las frutas y verduras que los niños aprenden a descubrir cada vez que prueban algo nuevo. No siempre les gustará lo que comen a la primera, así que habrá muchas ocasiones en las que necesitarán intentarlo varias veces hasta que se acostumbren al sabor. 

Si no le gusta, no le fuerces demasiado. De esa manera evitas que haga una mala asociación del sabor y la comida. Pero hazle comprender que al menos tiene que intentarlo con un bocado. Finalmente aunque rechace la comida varias veces, si se le va cambiando la verdura, terminará probándola y acostumbrándose.

•    Ser su modelo comiendo verduras

Los niños se fijan en los mayores más de lo que nos pensamos y ante cualquier detalle con la comida que pueda ser insignificante para nosotros, ellos lo adoptarán inmediatamente. 

Un truco para motivarles es cuando haya verdura en la mesa que te sirvas y al probarla digas: ¡Um, qué rico está!, o ¡estaba deseando comer espinacas! Los niños también te querrán imitar y seguro que te sorprenden algún día diciendo lo mismo que tú.

•    Fomentar la elección

Para cenar puedes preguntarle qué dos opciones prefiere de verduras que tengas preparadas. Con ello consigues que el niño sienta que su opinión cuenta. También resulta ser una pista para los padres a la hora de saber qué es lo que más le gusta y aprovechar la ocasión para introducir nuevas recetas. Puede que no acepte un tipo de verdura pero hay infinidad de variedades. Debes probar hasta descubrir las que le gusten. 

•    Poner la imaginación a trabajar


Si presentas el plato de una forma divertida puedes animarle a comer ese bosque que has podido hacer con brócoli, o una cara utilizando varias verduras. Incluso puedes pedirle que te ayude a colocar las verduras en el plato haciendo alguna forma geométrica. El microondas te puede ayudar a calentar el plato si tardáis mucho rato.

•    Añadir frutas y verduras a comidas que al niño le gusten


Puedes añadir fruta al yogur o combinar fruta en los cereales. Si por ejemplo cocinas espagueti puedes aprovechar para echarle verduras partidas finas y mezclarlo todo.

No resulta fácil hacer que los niños coman de todo. Pensemos en nosotros mismos, no comemos de todas las verduras y hay muchas que todavía no nos gustan. Pero otras que de pequeños no comíamos, de adultos hemos conseguido educar el paladar. ¡Cuánto tenemos que agradecer a nuestras madres que consiguieron hacernos comer casi de todo!. Y ahí encontramos la respuesta, en intentarlo muchas veces. La constancia y una buena educación en alimentación es importante para llevar una dieta equilibrada y desempeñar un papel importante en cualquier etapa de la vida.


Via 

Todopapas.com Leer más »