Blog

Conoce los 10 alimentos que más perjudican a las embarazadas

Publicado: Jun 24, 2013. 0 comentarios

 

Un embarazo te cambia la vida, no sólo porque vas a traer a este mundo a una nueva vida, sino también porque hay determinadas acciones que no podrás hacer durante el estado de gestación. Cambiarán en ti el ejercicio que hagas, cómo te muevas, las cremas que te deberás aplicar y, también, la alimentación. En este post te resumimos los 10 alimentos que deberás evitar durante tu embarazo para no tener ningún problema en él.

1)    Embutidos: los embutidos pueden estar infectados con toxoplasma y, por ello, no se deberán consumir durante el embarazo. Según los últimos estudios, el jamón ibérico de bellota estaría exento de la toxoplasmosis.

2)    Carpaccio o sushi: está totalmente desaconsejado cualquier carne o pescado que se consuman crudos sin ningún tipo de cocción. Puedes sustituir estos alimentos por fiambre cocinado como, por ejemplo, el jamón de york o el pavo cocido.

3)    Atún: es cierto que el pescado azul es una fuente muy rica en aceites esenciales para el desarrollo del sistema nervicio del bebé, pero evita los pescados grandes como el atún, la caballa gigante o el pez espada, ya que pueden estar contaminados con mercurio.

4)    Boquerones en vinagre: durante 9 meses, no podrás probarlos, ya que el riesgo de contraer anisakis te puede producir un cuadro gastrointestinal severo o reacciones alérgicas que afecten indirectamente al feto.

5)    Alcohol: no deberás tomar ni una gota durante el embarazo, ya que atraviesa la placenta y se trata de una de las mayores causas de anomalías congénitas.

6)    Quesos blandos: si los consumes, elige los que vengan empaquetados y comprueba en la etiqueta que estén pasteurizados. Si consumes cualquier otro queso, corta y tira la corteza porque ahí se acumulan posibles agentes patógenos.

7)    Agua tónica, infusiones, café y té: debes tener cuidado en el embarazo con este tipo de bebidas, ya que la tónica tiene quinina y si la tomas mucho, puede ser nociva para el feto. Si quieres infusiones, elige la tila o la manzanilla, el resto puede ser perjudicial para tu embarazo. Y en cuanto al café y al té, toma descafeinados o un té sin teína.

8)    Postres caseros: al no estar pasteurizados, evita consumirlos, es mejor que tomes los que se venden en supermercados que sí están pasteurizados o utilizan huevina.

9)    Sacarina: aunque en pequeñas dosis no tiene efectos nocivos sobre el feto, si consumes una gran cantidad o tienes problemas de peso, sustituye la sacarina por la fructosa.

10)     Helados: si consumes helados con una base láctea, ten cuidado de que no se haya roto la cadena del frío, ya que si se ha interrumpido esta cadena, podrías sufrir gastroenteritis. Lo mejor es que en casa consumas helados con leche y fuera de casa, polos de hielo.

Sé prudente, porque, al final, son sólo 9 meses de no poder comer estos alimentos y estarás garantizando a tu pequeño, una vida sana y saludable J

 

 

Leer más »

Caída del cabello después del embarazo

Publicado: May 14, 2013. 0 comentarios

caída cabello durante después del embarazo 



Consejos para disminuir la pérdida de cabello

 

Cada día se nos caen unos cien pelos que nuestro organismo se encarga de reponer, pero cuando aumenta la cifra después de un parto (no puedes hacer nada para detener esto), tenemos que echar mano a unos remedios que apaciguarán la pérdida.

  • Debemos empezar desde el interior, una dieta de refuerzo con alimentos que contengan vitaminas del grupo B, (avena, soja, levadura de cerveza, pollo, pescado, aguacates…) y vitaminas A y C (frutas y hortalizas), calcio, hierro y yodo, pues son excelentes reconstituyentes capilares.
    • Consume minerales, tales como calcio, hierro, yodo.
  • Para continuar, debemos tratar con mimo nuestro cuero cabelludo, lavándolo suavemente y masajeándolo para eliminar la tensión muscular, pues repercute en la caída del cabello.
  • Si estás cansada de limpiar los pelos que se te caen, quizás sea un buen momento para cambiar tu apariencia y hacerte un corte de pelo que te implique disminución del maltrato y mínimo de trabajo.
  • Hay que cepillarse el pelo a diario con un cepillo de puntas redondeadas, inclinando la cabeza hacia abajo. Es conveniente prescindir del secador y si no es posible, usarlo a una temperatura casi fría y a media velocidad.
  • Evita maltratar tu pelo con tintes, los tratamientos químicos pueden debilitar aún más tu pelo.
  • Y si se desea, también se pueden aplicar lociones, geles o champús específicos anti-caída, que apoyarán a los remedios caseros, consiguiendo que la pérdida del cabello se atenúe.

En poco tiempo volverás a lucir la melena que siempre has tenido.

¡Ojo! Los mechones de pelo pueden enredarse en los dedos de las manos o de los pies, muñecas, tobillos o pene del bebé. Esto es lo que se llama “torniquete de pelo” y puede ser muy doloroso para tu bebé. Si te lo encuentras llorando sin causa aparente, checa muy bien todo su cuerpo para descartar esta causa.

 

¿En qué caso debo de ir al médico?

 

Si la pérdida de cabello no parece disminuir después de los 6 a 8 meses, te recomendamos acudir a tu médico o con un dermatólogo. Puede ser un signo de que estás baja en los niveles de hierro en tu organismo lo cual no es muy raro en las nuevas mamás.

El cabello reanudará su ciclo normal de crecimiento sin tratamiento especial. Por lo general, esta caída del cabello no es grave como para causar la pérdida permanente o áreas de calvicie.

Si pierdes mucho cabello o puñados enteros de cabello, es posible que no tenga suficientes vitaminas o minerales.  También puede ser un signo de un problema médico no relacionado con el embarazo (como una enfermedad de la piel o un trastorno de la tiroides).  Habla con tu médico si te parece que la pérdida de cabello es inusual o excesiva.


Via 

Infogen Leer más »

Cafeína en el embarazo

Publicado: May 09, 2013. 3 comentarios

 


Durante el embarazo hay que tener ciertas precauciones y cuidados en lo que respecta a los hábitos alimenticios. No es que tengamos que eliminar ciertos alimentos sino que informarnos bien y tratar de consumirlo en la justa medida.

Nos referimos, en este caso, a la cafeína en el embarazo, la cual hay que evitar consumir en exceso ya que puede traer problemas y desordenes.

La cafeína es una sustancia estimulante que se encuentra en el café, en el té, en algunas bebidas gaseosas, en el chocolate y los productos con chocolate como cocoa, galletitas, etc.

Varios estudios dicen que una dosis elevada de cafeína puede traer problemas de fertilidad y posibilidad de aborto involuntario. No importa de cuál fuente sea la cafeína, (té – café – gaseosas) el efecto es el mismo: incrementa la presión de la sangre, aumenta los latidos del corazón y la cantidad de orina en nuestros riñones.

Lo que sucede es que en el embarazo la cafeína está por más tiempo dentro del cuerpo y demora más en ser eliminada. La cafeína atraviesa la placenta y llega al bebé, la cual puede causar disminución del flujo sanguíneo que afecta directamente al bebé.

Durante el amamantamiento, mientras se ingieran cantidades bajas de cafeína, no hay por qué eliminarla de nuestra dieta. Lo importante es consultar con nuestro médico, que nos asesore bien y siempre mantener los límites…sabiendo que, siempre que se controle la cantidad y no se abuse, podemos disfrutar de esos ricos alimentos que la contienen.


Leer más »